QAustral

Un Blog de QAustral SA – Calidad de Software y Negocios

Arancel estatal para capacitaciones

Raquel Saralegui
Para LA NACION

Que las pymes se capaciten en los temas que consideran clave para su desarrollo. Y que al hacerlo puedan acceder a un beneficio estatal de hasta el 100 por ciento de la inversión parece una pretensión inalcanzable. Sin embargo, la oportunidad está al alcance de la mano mediante el régimen de crédito fiscal, que reintegra todo o parte del costo mediante un certificado aplicable al pago de impuestos nacionales -a las ganancias, ganancia mínima presunta, IVA o internos-, que además es endosable y sin fecha de vencimiento. La convocatoria, que comenzó el 15 de marzo, se extiende hasta fin de año.

La iniciativa, que lleva adelante la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa (Sepyme), está destinada a las empresas de todo el país que acrediten su condición de pyme según la disposición vigente (24/2001) y que no tengan deudas fiscales y previsionales exigibles. Pero las grandes compañías también pueden ceder el beneficio a pymes de su cadena de valor, de una región o sector económico que les interese.

Así, grandes para pequeñas y pymes para sí mismas pueden solicitar al año reintegros por actividades de capacitación -cerradas o abiertas- de hasta 8% de su masa salarial bruta anual. Y de acuerdo con el tope pueden presentar por año las solicitudes que necesiten.

Para eso deben registrarse por Internet y completar un formulario de preproyecto que incluye los objetivos de las propuesta e instituciones y docentes que dictarán la formación (unidades capacitadoras). De ser aprobado -en caso contrario, se trata de orientar a la pyme para que lo reformule-, la Sepyme requiere la documentación correspondiente y una vez verificada se da luz verde al programa elegido. La evaluación del preproyecto demora sólo 96 horas.

Al terminarlo, se rinden cuentas para obtener el certificado de crédito fiscal, que demora alrededor de 30 días. Si bien el régimen cuenta con diez años de historia, desde 2009 presenta novedades que lo reaniman.

Una, que ya no sólo es para actividades de puertas adentro. “La propuesta se abrió a carreras de grado, posgrados, maestrías, seminarios de aquí y del exterior. El año pasado participaron 40 universidades y antes eran sólo dos o tres. También se jerarquizó el nivel de capacitación. Así como se aceptan propuestas de niveles operativos y técnicos, también nos interesa que se capaciten las cabezas de las empresas, los dueños y la alta dirección”, dice Adolfo Espósito, coordinador general de Crédito Fiscal de la Sepyme.

Desde las aulas
La Escuela de Mandos Medios del Instituto Madero fue elegida por varias pymes. “Aprovecharon la oportunidad 15 empresas. Este año, como saben que funcionó bien en 2009, esperamos más de 90”, expresa Martín Yechua, director de Desarrollo Comercial de la institución. La temática solicitada el año último en esa casa de estudios abarcó desde seminarios cortos sobre ventas y negociación hasta programas de formación para niveles medios de desarrollo de capacidades de gestión y gestión del área comercial, así como programas a medida.

En las aulas del IAE Business School en 2009, más del 30% de los asistentes al programa de Dirección de Pequeñas y Medianas Empresas accedió al beneficio. María Eugenia Iriart, directora ejecutiva de Formación para Pequeñas y Medianas Empresas del IAE, aclara: “En el IAE recibimos alumnos de Buenos Aires y del interior tanto en programas para directivos y gerentes como en seminarios focalizados, según el tope que cada empresa podía gestionar”.

“Se necesita estar alerta, investigar, hacer consultas y aprovechar las ventajas que nos brindan las instituciones públicas”, dice Andrea Grobocopatel, directora del Programa de Gestión Empresaria (PGE) de la Escuela de Negocios de la Universidad Católica Argentina. Y se entusiasma al contar la experiencia del año último: “Una gran dificultad que tenían los interesados en el PGE era, además del tiempo, el costo”.

BW, agencia especializada en comunicación interna formada por 17 personas, supo sacarle jugo al beneficio. “Nos enteramos por la prensa y el año pasado aplicamos en varios proyectos dentro y fuera de la empresa”, expresa Marco Arru, socio consultor de la firma.

La apertura a la oferta de formación pública cuadruplicó la demanda. “Si bien el número sigue siendo bajo respecto del universo pyme de la Argentina, el año pasado -dice Espósito- se beneficiaron unas 1200, cuando históricamente eran 300 pymes por año.”

Otra novedad es la agilización de los trámites. “Antes la evaluación se hacía por medio del Conicet en un proceso lento. Ahora tratamos de responder la solicitud del preproyecto antes de las 96 horas. Al terminar la capacitación, las pymes rinden cuentas y los certificados de asistencia y en 30 días nos comprometemos a entregar el certificado de crédito fiscal”, explica Espósito.

Por temor a los tiempos y los trámites, Condor Technologies, firma de software para telecomunicaciones, no se presentó hasta el año pasado. “Y anduvo todo muy bien; el proceso fue muy fácil, muy ágil. Hubo cursos que empezaban la semana siguiente a la presentación de la solicitud y en dos días tuvimos todo preaprobado para hacerlos. Y el reintegro no demoró más que 30 días”, comenta Alberto Patron, gerente general de Condor. Tras haber requerido el beneficio años anteriores, NeuralSoft, empresa rosarina de software de gestión para empresas, se muestra satisfecha con los cambios. “En 2009 se notó una mejoría importante. La diferencia fundamental es que fueron muy ejecutivos en responder la solicitud. Aparte, me parece fantástico el control que hacen para verificar que los proyectos se cumplen”, apunta Sandra Bazano, vicepresidenta de NeuralSoft.

1200
pymes

Fueron las empresas beneficiadas en 2009 con el crédito fiscal para capacitación. Informes: cfiscal@spyme.gov.ar.

Posted under: Calidad de Negocios

Tagged as: , , ,

About QAustral

Calidad de Software y Negocios

Comments are closed.